Binoculares

Los binoculares son un instrumento óptico que se utiliza para observar objetos que se encuentran lejos de nuestro alcance y obtener así mayor nivel de detalle. La luz pasa por las lentes que se encuentran en su interior, amplificando la imagen y corrigiendo su posición.
Como su nombre lo indica, los binoculares, a diferencia del telescopio, tienen la particularidad de recrear el efecto estereoscópico de la vista, con lo cual este artefacto resulta más apropiado para contemplar objetos que se encuentran en movimiento.

Los binoculares se clasifican según su capacidad de amplificar los objetos distantes. Su alcance se mide en relación a la cantidad de veces que es capaz de amplificar un objeto y el diámetro de las lentes que utiliza. Esto se representa con dos números separados por una “X”, donde el primer número es el aumento y el segundo corresponde al tipo de lentes. Un binocular puede ser entonces de 12X50, siendo 12 el aumento y 50 milímetros la sensibilidad de las lentes.

La elección de unos binoculares está relacionada con el uso que se le quiera dar a las mismas. Las de menos alcance, de 30X10, se utilizan habitualmente con fines recreativos, para captar detalles en un escenario desde una platea alejada, por ejemplo, o en espectáculos al aire libre.

Para actividades más exigentes, como la exploración o el avistamiento de animales salvajes, se utilizan binoculares de hasta 20X50. Un nivel de ampliación mayor a 20X requiere utilizar trípode, ya que la sensibilidad de la lente captará los movimientos naturales de la mano, trasmitiéndolos a la imagen. Los modelos de binoculares más sofisticados cuentan con un estabilizador de la imagen.